1

DEFINICIÓN DEL PROYECTO

Un proyecto empieza con la comprensión clara de las necesidades del cliente por lo que es básico definir la finalidad y metas del proyecto en función de los objetivos deseados, haciendo una evaluación del proyecto conjunta entre cliente y equipo de diseño. Se asegura así la identificación de los requisitos funcionales, técnicos y de costes del proyecto para lograr la consecución de los objetivos del proyecto.

2

PLAN DE EJECUCIÓN DEL PROYECTO

El plan de ejecución define con claridad las responsabilidades, los procedimientos y vías de comunicación para cada área de actividad y para cada uno de los agentes que intervienen en el proyecto. El plan de ejecución se centra en los detalles del proyecto y se completa con el programa de trabajos

3

CONTROL DE PROGRAMACIÓN, PLAZO Y EJECUCIÓN

En el control de ejecución del proyecto, con la coordinación de la dirección técnica general y el cliente, se analiza el avance de trabajos, su calidad y adecuación a lo previsto, los medios empleados y los necesarios y, si procede, se vigila el cumplimiento presupuestario y se aprueban las certificaciones – facturas.

4

PUESTA EN MARCHA

Puesta en marcha de instalaciones y ocupación de zona incluye la gestión logística de las actividades de finalización de un proyecto, el arranque de las instalaciones generales y la legalización técnico administrativa de la actividad. También se provee el cierre de los contratos de construcción y de montaje supervisando su puesta en marcha y rendimientos comparándolos con los previstos y se vigila cláusulas de fianzas y los pagos finales. Por último se entrega la documentación que define lo construido e instalado (Facilities Management) y los certificados técnicos y administrativos.

5

DISEÑO DEL EQUIPO DE PROYECTO

Una vez definido el proyecto se ha de repartir las responsabilidades que va a asumir la empresa y las que van a externalizarse en la ingeniería de apoyo. En esta fase se nombra las personas del cliente y de la ingeniería que formarán el equipo de proyecto. El Jefe de Proyecto (Project Manager), eje organizativo del proyecto, coordina cliente, equipo de diseño y contratistas, programa las contrataciones y gestiona las actuaciones técnico-administrativas, así como la ocupación y la ejecución del proyecto. Esta figura se coordina con el Técnico de Proyecto de la estructura de personal de la empresa cliente.